Radio frecuencia – Coblator


La tecnología de “Coblation®” -un proceso controlado y sin calor- utiliza la energía de la radiofrecuencia para excitar electrolitos en un medio conductor, tal como una solución salina, creando un plasma enfocado con precisión.

Las partículas energizadas del plasma tienen suficiente energía como para romper los lazos moleculares del tejido, provocando que el tejido se disuelva a temperaturas relativamente bajas (40°C-70°C). El resultado el la remoción volumétrica del tejido en cuestión con un daño mínimo a los tejidos circundantes. Muchos de los dispositivos de Coblation también se diseñan para detener el sangramiento (hemostasis) y coagular o sellar los vasos que sangran.

Temperaturas Más Bajas: Debido a que la radiofrecuencia no pasa directamente a través de los tejidos durante el proceso de Coblation, el calentamiento del tejido es mínimo. La mayor parte del calor se consume en la capa de plasma, o en otras palabras, por el proceso de ionización. A su paso, los iones bombardean los tejidos, provocando que los lazos moleculares sencillamente se rompan y que los tejidos se disuelvan.